La despedida.

Only love can hurt like this… 🖤🥀

Di todo de mí, te entregue mi valioso tiempo, te entregue mi cuerpo y mi alma. Confié en ti y tus palabras, tus acciones me enamoraron y tu determinación me hizo desear más. Fue fácil caer en tus encantos, te subí hasta un trono y rezaba que no me decepcionaras. Al principio todo era perfecto, pero como un cuento de hadas todo termino en defecto.

Las peleas empezaron; tus acciones se entornaron oscuras y dolorosas, tus encantos desaparecieron con reclamos, tus palabras se volvieron como navajas para mi cuerpo y al final tus promesas de nunca hacerme daño se esfumaron de nuestras vidas; convirtiéndote en un monstruo al cual tenía que soportar porque tenía una estúpida esperanza de que todo mejoraría.

Sin darnos cuenta entramos a una parte oscura de la habitación donde crecían constantes peleas y el odio nos envolvía a los dos, errores cometidos y el amor que nos teníamos ya no existía.

Tus chantajes emocionales y tus acciones me decepcionaron tanto que decidí aventarte de aquel trono, pero tenía miedo de irme… tu mirada clavada en mí; hizo difícil que me fuera, sentí vergüenza porque creí que era mi culpa, pero solo eras tú y tus reclamos, no podía quedarme porque ya no te amaba más, no podía amarte en la oscuridad y si teníamos algo de amor propio solo debimos aceptar el inevitable final.

Este escrito es mi despedida de nuestra felicidad juntos, despedida de nuestras peleas y tus berrinches, me despido del dolor que causaste… solo el amor puede doler así.

Mother.

Hace un tiempo cuando los días eran ocupados por el trabajo llego una mujer con enormes ojeras y cabello enredado, hablaba desesperadamente y ningún policía podía calmarla, pero pronto, el nuevo la auxilio e hizo que pudiera hablar:

“Mi pequeño… mi niño, mi lindo muchacho”

 Un joven de 19 años, que había peleado con su madre y esa misma tarde se fue de su hogar; se llevó la suficiente ropa, tenis y su alcancía estaba rota. Su afligida madre comento que estaba ahorrando para entrar a la Universidad, pero claramente el joven se había llevado sus ahorros.

Ella trato de calmarse, pensó que su lindo muchacho se quedaría en casa de algún amigo, lo que le llevo a la tarea de ir en busca de su hijo; casa por casa de sus amigos, sin tener éxito de encontrar a su hijo. La desesperación de la madre solitaria hizo que lo empezará a buscar en casa de sus desagradables familiares y al enterarse que su hijo no estaba en ningún lugar que ella podría conocer, ella ya desesperada, frustrada y llena de tristeza acudió a la policía.

Fue entonces cuando un equipo la aparto de todo el departamento de policías, la madre fue llevada a una habitación solitaria donde se encontraban: el jefe, el nuevo, el practicante, un asistente y por supuesto la investigadora privada, todos escuchaban atentamente a la mujer que estaba frente a sus ojos, todo era anotado por la asistente y ella recibía papeles y fotos del hijo desaparecido.

El joven entro a la larga lista de desaparecidos y lo único que se podía hacer era poner folletos alrededor de la ciudad. Claro que todas las unidades ya habían sido informadas, si sabrían algo del joven lo reportarían; tener una larga lista de desaparecidos lo volvía complejo: era como buscar una aguja en el pajar.

Los días avanzaban y la madre visitaba el departamento de policía todos los miércoles, se había hecho rutina que les llevara pan y café a todos los trabajadores tal vez como muestra de agradecimiento que supuestamente buscaban a su hijo. Aquí es donde se pueden preguntar:  ¿Acaso la investigadora privada no podía buscar al joven? Anteriormente ella había sido contratada para buscar mujeres perdidas, niños, niñas y ayudaba a hombres y mujeres que sufrían de violencia doméstica. Y muchas otras veces ayudaba a un policía (su practicante) con sus casos.

Ya era otro miércoles y la madre regreso para regalarles pan y café a los mismos policías que sin desperdiciar la oportunidad ellos aceptaron con una gran sonrisa en el rostro el pan y el café. A la investigadora se le había hecho una estupidez que ellos se aprovecharan de la madre desolada y peor aún se le hacía tonto que la madre confiara en aquellos niños en cuerpo de adultos. Francamente y según a palabras de la investigadora privada, ella se había metido al mundo de las investigaciones por matar su curiosidad ante el aburrimiento de la vida y la crueldad de los seres humanos en especial aquellos que ella llamaba: “Mentes Maestras” o sea a los asesinos en serie. Así que, a pesar del arduo trabajo la investigadora decidió tomar el control de las cartas y salió del departamento de policías para hablar con la madre.

 

—Seguirán aceptando el pan a pesar de que no están buscando a su hijo. — Dijo la investigadora mientras de su boca salía el humo del cigarro.

 

—¿Disculpe? — La señora se detuvo para mirarla fijamente. —¿Quién se cree que es? ¡¡Usted ni si quiera lleva un uniforme como ellos!! Estoy segura que solo es una hija rebelde de algún policía.— La señora tenía intención de seguir hablando, pero fue interrumpida abruptamente por la investigadora.

 

—Alguno de ellos ya tendrían tanta suerte de tenerme como hija. — Ella miro a la señora fijamente a los ojos e hizo que la madre diera un paso hacia atrás con un poco de temor.

 

—Si usted quiere robarme algo… sinceramente ya no me importa, me temo señorita que me han robado lo más valioso que tenía en mi vida. — La madre de terrible semblante estiro su bolso desgastado para que su dinero y celular fueran robados, pero la investigadora solo le acomodo su bolso cerca de su brazo.

 

—No quiero robarle señora. — La señora la miro. —Nunca doy una bonita impresión, pero déjeme presentarme; me conocen como Hemingway y soy investigadora privada, quiero hacer lo que muchos no se proponen hacer y es encontrar a su hijo. —

La señora se quedó boquiabierta, sus ojos estaban más grandes y en ellos se veía una esperanza.

 

—Pero… no tengo con que pagarle, con lo que gano de mi venta de pan lo utilizo para la comida de la semana y para la renta de mi hogar. —

 

—No le pedí dinero, señora yo hare este trabajo gratis ¿acaso no quiere encontrar a su hijo? —

 

—¡Por supuesto que quiero encontrarlo! Pero le pagare cada peso de su tiempo ¡¡si es necesario venderé alguno de mis órganos para pagarle!! —

 

Al saber que vendería sus órganos para encontrar a su hijo, esas palabras con una gran profundidad de valentía y amor, hizo darme cuenta que el amor de una madre hacia su hijo es la acción más poderosa que podría haber en el mundo.

 

—Entonces, ya que no va aceptar mi trabajo gratis… ¡ya se! Me lo va a pagar de esta manera: no quiero que vuelva a traerle pan y café a esos inútiles de allá adentro. ¿trato hecho? — La investigadora estiro su mano para estrecharla con la señora.

La madre sonrió con lágrimas en sus ojos y con gran fuerza estrecho la mano de la joven Hemingway, era un trato y la búsqueda del hijo perdido empezaría a llevarse a cabo lo más pronto posible.  

A los días siguientes la investigadora visito el hogar del joven perdido, tratando de encontrar algo inusual en las habitaciones ya contaminadas por la desesperación de la madre al desorganizar las cosas y la cantidad de días transcurridos. La investigadora trato de rehacer la escena, pero desafortunadamente ya no había mucho que recrear; sin embargo, encontró bajo la cama unos tickets de compra de armas ilegales. Hemingway no dejaría pasar las cámaras de seguridad que había en las calles así que las reviso todas y cada una de ellas; encontrando al joven caminando hacia fuera de su colonia con una maleta; 9:00 p.m. y la calle estaba solitaria de pronto un auto negro se detuvo frente del joven y le abrieron la puerta; nadie bajo, nadie lo forzó, nadie lo obligo a subir… el solo se metió a la boca del lobo.

Armas ilegales, cambio drástico en el humor del joven <<ira>>, desinterés en la escuela y en sus hobbies, misterio en sus palabras y en su comportamiento. Cualquiera podría pensar que andaba en malos pasos o que simplemente era mal influenciado por amigos para consumir drogas.

Aquel auto negro no tenía placas fue difícil encontrarlo, pero no imposible. Cualquier cosa que fuera muy difícil para Hemingway su curiosidad se apoderaba de ella para poder encontrar respuestas y desenredar el misterio, para ella no había un NO como respuesta. Después de los largos días de investigación, ella tuvo que acudir a un viejo compañero de trabajo: el buen hacker. Anteriormente ellos habían trabajado juntos en cosas no precisamente legales de las cuales no puedo mencionar.

Ambos trabajaron arduamente para encontrar al joven perdido y después de noches sin dormir ellos lo encontraron. No quiero hacer más largo esto así que tratare de resumirlo lo más que pueda:

 

Las cosas en casa estaban devastadoras con la economía del joven y la madre; era imposible para la madre el poder mantenerse bien económicamente y aunque su hijo vendía dulces y trabajaba de mesero en una cafetería… aun así no alcanzaba. El joven fue persuadido por su amigo de revender armas ilegales en un antiguo almacén, donde encuentras todo tipo de personas desde el más enfermo mental hasta el más cuerdo mental, personas que por curiosidad van a ver que hay y algunos sensiblemente emocionales quedan traumados y no regresan jamás, para otros les encanta ir y hacer negocios para comprar carne humana… el joven no sabía en lo que se metía, no lo supo hasta que tuvo problemas con sujetos que ya llevaban años en el mercado, tal vez la investigadora pudo hacer algo más, algo como poder ayudarlo.

En el mercado de cosas ilícitas la investigadora conocía a muchas personas que podían dejar en paz al joven, pero no fue así, el joven huyo y dejo a su madre para salvarla de aquellas personas que les podrían hacer daño.

Tal vez se estén preguntando “¿La investigadora sabe de esas cosas horribles que venden y no hace nada?” bueno el mercado ilícito es muy grande y a palabras de ella y cito:

“Quitar el mercado ilícito no hará que dejen de existir personas malas, eso no significa que no quiera hacer del mundo un mejor lugar para vivir, pero simplemente tengo las manos atadas… no soy una heroína, solo soy otra persona que quiere saciar su curiosidad, solo eso.”

 

A la madre se le informo que su hijo había huido de personas que le harían daño si se quedaba y se había ido para protegerla, tal vez el regresaría en años o tal vez ya no regresaría, no lo sabemos, pero de lo que si podemos estar seguros es que la madre estará a salvo y más tranquila al saber que su hijo está vivo. Sin embargo, el dolor que tendrá de no ver a su hijo todos los días y de no ver cómo pudo haber tenido éxito en su vida, eso es lo que le dolerá por el resto de sus días. Una vez escuche decir de una anciana que los hijos son unos malagradecidos con sus padres y eso me ha hecho pensar. Es cierto que nuestros padres siempre darán sus vidas por las nuestras, a pesar de los grandes errores que cometamos. La madre del joven dijo: “yo hubiera dado mi vida para que el no fuera privado de su libertad, pero el decidió irse.”

Siempre he dicho y siempre diré que cada cabeza es un mundo y es cierto, todos somos muy diferentes en nuestra forma de pensar; básicamente en todo. Aun sigo descifrando el amor de los padres hacia sus hijos, aun sigo pensando en el mercado ilícito y trato de rezar para que siempre seamos más los buenos.

Tal vez lo que acaban de leer solo es una historia de un libro o de una película, solo recuerden que entre nosotros caminan todo tipo de personas. 

This is ME.

Lo que nadie conoce de mí, es aquello que duele a medianoche y se apacigua por las mañanas, aquellas raíces que crecen dentro de mí y viven en mi… aquellas raíces que me hacen ser yo.

Siento más de lo que debo sentir y me preocupa tanto el ser así, me doy miedo y me desconozco cuando me veo en el espejo.

Puedo sentir cada raíz crecer dentro de mi alma; cada decepción amorosa e intrafamiliar, cada palabra de odio amor que yo misma me di en mis momentos de soledad, cada noche con el insomnio abrazando la ansiedad creciente de mi pecho marchito.

Esa era yo, solo otra persona sobreviviendo la vida nocturna.

Todo el dolor de cuando crecieron raíces en mi interior me hicieron ser la persona que soy hoy en día; tuve el suficiente valor de reconocer mi reflejo, abrace la soledad como una vieja compañera de mi vida, acepto y amo mis rarezas, tranquilizo mis sentimientos más profundos y vivo la vida que quiero llevar; el buen dolor me acompaña día y noche, yo sé que ahí seguirá.

No corte las raíces que crecieron hace años, deje la corteza en mi alma porque es un recordatorio de que… THIS IS ME.

Corazones de CRISTAL.

Existen varios tipos de nombres para toda una generación y de los cuales el más conocido hoy en día son los Millennials y Generación Z, también conocidos como Generación de cristal y son las pláticas de toda Generación X o Baby boomers.

Pero antes de seguir hablando de las absurdas etiquetas establecidas por sociólogos, déjenme decirles los nombres de estas generaciones:

 

Baby Boomers – 1946 a 1964 (56 a 74 años).

• Generación X – 1965 a 1980 (40 a 55 años).

• Generación Y o Millennials – 1981 a 1996 (24 a 39 años).

• Generación Z o Centennials – 1997 a 2012 (8 a 23 años). <—- Generación Cristal.

 

De lo que nadie habla o no conoce, es sobre la verdadera “etiqueta” de toda una generación, hablo de la generación X y es que el verdadero nombre de esta generación debería ser “Generación Espejo”.

Al principio mencione que toda la generación Z y Millennials están en el tema de conversación de cualquier adulto y adulto mayor, esto debido a que los jóvenes suelen expresar sus sentimientos, suelen ser de mentalidad abierta, suelen hacerles caso a sus instintos o simplemente seguir sus corazones; un cambio MUY drástico para los adultos y adultos mayores, ya que, ellos crecieron con la mentalidad educada de que deben de seguir las reglas. Una de ellas: NO SEGUIR SUS CORAZONES.

“Generación de cristal”

Generación Z o Generación de Cristal; Monserrat Nebrera informo que los relaciona con el cristal debido a la dualidad transparencia/fragilidad emocional que caracteriza su personalidad y comportamiento…

“la juventud de cristal es un estamento más selecto, aunque la selectividad sea una limitación producida por la insuficiencia emocional que los agobia permanentemente”

 

Varios sociólogos y psicólogos han dicho que la generación de cristal es tan frágil por la gran influencia de redes sociales, pero creo que, gracias a ellas, la generación de cristal ha tenido la suficiente fuerza para poder expresar lo que sienten y cabe recalcar que la generación X fueron silenciados de poder “expresar sus emociones”, es una pena que toda una generación haya sido sometida a guardar sus pensamientos. 

 ¿Por qué deben ser generación de cristal si solo quieren ser escuchados? ¿Por qué etiquetar?

Los adultos y adultos mayores se sorprenden/asustan de escuchar que la generación de cristal sufren de depresión, ansiedad, culpabilidad, miedos, etc. ¿Acaso la generación X no son humanos?

La generación X tiene kilos y kilos de tierra sobre si mismos para esconder sus sentimientos y sus pensamientos; fueron sometidos a callar su derecho de expresión emocional y la enseñanza que sus padres les dieron fue que: “los niños no lloran, llorar es para las niñas” y que: “las niñas si podían llorar, pero que debían quedarse calladas, porque fastidiarían a los hombres”

Lastimosamente estuvo mal.

“Generación espejo”

La verdadera etiqueta de la generación X es generación espejo. Y esto es debido a palabras de una psicóloga:

“la generación espejo; nombrado así porque son el espejismo de sus hijos (generación de cristal) ya que, ellos habrían querido poder hablar de sus emociones tan abiertamente, hablar sobre sus preferencias sexuales y poder seguir a sus corazones, no ser tan rígidos… solo ser ellos mismos”

La generación X han reprimido sus emociones y juzgan a la generación de cristal por empezar hablar de sus emociones y por saber poner límites. Conozco a muchos jóvenes que les han pedido a sus padres ir al psicólogo (aunque no hayan vivido algo “muy traumático”) el ir al psicólogo no tiene nada de malo, ayuda a sanar heridas, ayuda a saber escucharnos y mejora nuestra estabilidad emocional.

No usemos etiquetas para ninguna generación, todos deberíamos agarrar un poco de las ideas de los adultos mayores, adultos, jóvenes y niños; tomar lo bueno y ser mejores personas, veamos y reconozcamos las cosas buenas de cada uno de esas llamadas “generaciones”.

Touch him / her

¿Han visto aquella película de amor adolescente donde los protagonistas están enfermos?

Y no, no me refiero a Bajo la misma estrella, tampoco hablo de Everything, Everything, hablo de la película “A dos metros de ti”

Trata de dos jóvenes que están internados en un hospital y ambos padecen de fibrosis quística, ergo, el joven Will tiene una bacteria y como sus pulmones son frágiles debe estar lejos de las personas (incluyendo a la linda Stella) para no pasarle la bacteria que puede ser mortal para los pacientes con fibrosis quística, y deben mantener una distancia de 2 metros.  

Parecido a lo que vivimos hoy en día ¿no creen?… regresando al tema original “La distancia” y es que gracias al Covid-19 todos debemos permanecer a dos metros de distancia de las personas.  

Debo confesar que nunca me ha gustado recibir abrazos, saludos de beso en la mejilla o saludo de mano, todo lo que es el contacto físico no era de mi interés y si soy sincera; aún existe ese desinterés por el contacto físico. Pero como suelen decir “Nada cambia, si nada cambias” y con el paso del tiempo me dí cuenta de la importancia del contacto físico. Cuando ví la película “A dos metros de ti” no entendía y reía entre dientes, pero cuando tienes la suficiente edad para ser consiente y entender que estas viviendo en una pandemia, sabes que debes estar a dos metros de tu familia, de amigos cercanos e incluso de la persona que te gusta…

Mi entorno se envolvió de personas que no creí jamás que quisiera abrazar, pero ahora la triste realidad es estar a dos metros de distancia de mis seres queridos. No creo que termine este lúgubre camino de virus, pero si puede disminuir y cuando eso pase, abraza, besa y toma la mano de las personas que ames.

 

Coexistencia.

Mi amor por ti nunca acabará, permanecerá en esta vida y en mis próximas vidas; porque te llevo en mi alma, mente y corazón. Entre la soledad y la tristeza estamos coexistiendo.

Juntos entre la sombra y la luz, mi corazón coexiste con el tuyo y nuestras almas se entrelazan cada noche; en mis sueños y en tus sueños.

Eres mi felicidad y mi tristeza, mi amor de la vida.

Amor es más que dar y demostrar, es la coexistencia de dos seres vivos, somos uno mismo.

Nunca seré la mujer que te diga “te amo” todo el tiempo, pero seré la mujer que te demuestre que te ama todos los días de todos nuestros años juntos; seré la mujer que luchará por lo nuestro, aunque estés a millones de kilómetros; pelearé por proteger tu felicidad y tu corazón, te amaré hasta que nuestras almas coexistan en el universo, como dos hermosas estrellas que miran la tierra.

Te amo en mis sueños y en mi realidad, mi hombre de ojos azules.

La pistola.

Bajo mi almohada esta ella… esperando ansiosamente cada noche el salir, el ser utilizada.

Cada noche me recuesto con intención de poder descansar, pero al momento de empezar a soñar; puedo ver sus rostros, sus cuerpos y la sangre que hay por todas partes… la habitación esta oscura y estoy sudando, en mi abrigo hay una pistola y una pequeña linterna que alumbra muy bien cada rincón, las utilizo, con cautela y silencio voy caminando y entonces una voz débil de hombre esta jadeando y pidiendo ayuda, hay sangre en las cuatro paredes de aquella habitación y mientras más camino más escucho esa voz, esa respiración… ese miedo.

Escucho mis pisadas en agua, ¿agua? ¿Por qué abría agua? Bajo la luz de la pequeña linterna y al mismo tiempo bajo mi cabeza… estoy parada en un charco de sangre y de pronto ¡una mano toca mi bota! Caigo sentada en aquel charco de sangre, la linterna alumbra el cuerpo del hombre desangrándose; cuando enfoque mi vista al cuerpo note que era Bastián, me acerque y trate de tranquilizarlo, trate de detener el sangrado con mi abrigo, simplemente trate de salvarlo… pero después una luz blanca ilumino una puerta azul marino, el cuerpo de Bastián desapareció y la puerta se abrió, la luz se apagaba y se prendía, mi respiración se aceleraba más con el sonido de la respiración del hombre que estaba parado en la puerta azul marino… un hombre delgado de traje, cabello negro largo y piel más pálida que la mía, llevaba un cuchillo de caza y supe que yo sería su próxima victima.

Me arrastre hacia atrás, mientras el daba pasos grandes hacia mi; tome mi pistola y disparé cinco veces… él hombre de traje sonrió y su sangre no solo salía de su pecho, también salía de su boca, él hombre cayó encima de mi, yo avente su cuerpo y estaba asustada, mis manos temblaban y por alguna razón no podía soltar la pistola… alcé la vista hacia el cuerpo del hombre y entonces mis ojos no creían lo que veían, mi respiración se detuvo por unos segundos, mi corazón se acelero y ahora todo mi cuerpo temblaba, no podía creerlo… ¿¡Cómo, yo, yo lo hice!?… era Bastián, estaba en el suelo… donde se suponía que estaría el asesino. Me acerque al cuerpo de Bastián y trate de detener el sangrado, pero ya era tarde; él ya estaba muerto, mi cuerpo tembló más al ver su sangre en mis manos.

 

Desperté en un baño de sudor, mi respiración estaba agitada y en mi mano izquierda sostenía mi pistola, mire a la pared de enfrente y note cinco disparos incrustados en la pared… había sido otra pesadilla.

Noche tras noche, pesadillas diferentes o las mismas visitan mi mente y aunque mi cuerpo se desgaste, debo tratar de pelear con mis demonios internos… así que

¡Dulces pesadillas!.  

 

Todo acaba.

Nada y nadie es para siempre…

Todo acaba, el tiempo pasa y se lleva las mejores cosas, las mejores personas; nunca fui buena en hacer que una persona se quedará, siempre aleje a todos de mi, siempre he decidido que vida llevar, tal vez por eso estoy sola.

Ojalá pudiera dedicarte una última canción, esa canción donde dice “te amo” y que “sangré por un año”… ya es tarde para dedicar otra canción, se acabo nuestro tiempo.

Decidí alejarte, amor cruel y abandonado a media noche en el desierto de mi pobre corazón.

Amor rebelde y mente sin razón, corazón con odio, error humano y la basta indecencia de romper este corazón. 

Pero, mi cuerpo, mente y alma están bien, lo están, porque yo te deje de amar, te deje atrás y a nuestros recuerdos los enterré en mi habitación más profunda de mi mente. Amor que se incendia bajo el agua, amor que yace perdido en la triste y aterradora profundidad del mar.  

Nada es para siempre, ni el triste recuerdo de tu miserable amor.

Chronic.

Hacer de tripas corazón, he sentido que no siento, felicidad momentánea.

Depresión crónica, un amor que se fue o dicha artificial.

Pastillas, químicos, felicidad y momentos sin sentido, cinismo mezclado con  satisfacción.

Ser sin estar, colores apagados, sin pena ni gloria, beberse entero un bar.

Promesas rotas, descontrol y melancolía, obsesión y olvido.

Vida al extremo, encuentros mortales, realidades y abismos.

 

Un día más para vivir.

 Noches de fiestas, días de estudios y probablemente lo más importante, días en familia.

¿Qué es lo que hace una chica de 20 años?

Cuando se es joven, hay presentes y futuros, momentos de vivir al máximo y sueños que perseguir. Pero cuando se es mujer, se corren varios riesgos, entre ellos ser discriminada, secuestrada,  asesinada o desaparecida.

Esta es la historia de una mujer de 20 años, una joven que estudiaba la carrera de psicología, quería ayudar a las demás personas, ella siempre quizó hacer el bien en este infinito mundo de problemas malos. La joven vivía junto con su madre, su padre las había abandonado, la madre tuvo que luchar para darle a su hija una buena vida; fiestas de cumpleaños, dejarla hacer pijamadas, dejarla salir con sus amigos, simplemente vivir la vida, la joven se graduó, ejerció su profesión, ayudo a muchos jóvenes con problemas de salud mental, se caso y tal vez tuvo hijos, tal vez escribió un libro de salud mental, solo tal vez tuvo nietos y tal vez vivió felizmente junto con su familia… Pero eso no lo sabremos, no todas las historias acaban con un final feliz, no es como en las películas, la vida real es cruel y triste.

  “Mi hija fue a una fiesta, dijo que se quedaría a dormir… pero no ha vuelto a casa”  

 La policía investigo, pero no encontró nada, cerraron el caso diciendo que no habían suficientes pruebas para demostrar que había sido un secuestro, dijeron que probablemente ella estaría involucrada en drogas o simplemente quería alejarse de su hogar.

La pregunta que me hice, sonó una y otra vez en mi mente, fue: ¿Por qué escaparía de casa? Su madre la amaba, era la luz de su vida. Mi segunda pregunta fue: ¿Escaparía con el novio?  fue interrogado, pero comento que no la había visto en días, ya que se habían peleado, él no fue a la fiesta de aquella noche, pero ella sí.

Los invitados de la fiesta señalaron que no la vieron salir, pero su mejor amiga declaro algo totalmente diferente:

 “Bebió un poco más de normal, no me preocupo tanto porque sabía que se quedaría en mi casa a dormir, pero recibió una llamada que atendió en la azotea, cuando fui a decirle que se metiera porque hacia frio, ella se enojó y dijo que yo siempre le decía que hacer, ella bajo las escaleras y tomo su sudadera, después bajo a la calle y yo solo quería detenerla, pero me lastimo el ojo con sus uñas, mi novio me llevo al médico… en la mañana su madre me llamo y le conté que su hija se había ido de la fiesta, su madre solo dijo que la llamara por si veía a su hija, pero al siguiente día su madre estaba en mi casa, creyó que escondía a su hija… al otro día, solo sé que la reporto como desaparecida y ahora estoy aquí hablando de lo poco que sé”

 La policía interrogo a cada uno de los invitados, después de interrogar al novio y al darse cuenta de que él no sabía nada, decidieron cerrar el archivo de la chica desaparecida, argumentando lo siguiente:

 “No hay pruebas de que la joven haya sido secuestrada, simplemente no hay pruebas suficientes para investigar.”

 Una vez más la policía no hizo lo suficiente para ayudar, pero la madre no se rendiría, no dejaría la hoja en blanco, necesitaba respuestas de donde estaba su hija… así que acudió a una investigadora privada.

 La policía nunca vio las cámaras de seguridad de las calles y estas demostraban a la joven saliendo de la fiesta, corriendo por las calles y después detenerse en una calle, como si estuviera esperando algo o alguien… ella siguió caminando en dirección opuesta a su hogar. Cuando llego a otra calle, una camioneta la seguía, ella lo sabía porque volteaba a verla, las cámaras de seguridad muestran que la joven giro en una calle, la camioneta la seguía lentamente y cuando se muestra el siguiente video, ya no hay nada, ni mujer, ni camioneta.

 ¿Cómo sucedió? ¿Qué paso?

 La cámara que estaba mostrando a esa calle se encontraba tapada por un gran y bello árbol. La naturaleza nos había dejado cegados, se descartó la idea de que aquella camioneta la había secuestrado, pues las siguientes cámaras mostraban a la camioneta estacionada frente a un callejón sin salida y a un señor bajando de la camioneta, posteriormente entraría a un edificio, las sospechas de la camioneta se esfumaron al ver que el señor vivía en aquel edificio, pero la joven ya no era vista por las siguientes cámaras, nuevamente no teníamos nada. ¿Cómo podría haber desaparecido?

La curiosidad de la investigadora ayudo a ver lo siguiente del video. Mucho antes del amanecer, él mismo señor que entro al edificio, salió y subió a la camioneta, manejo y esto fue el punto de ideas y preguntas sin respuestas, que vivían en la mente de la investigadora. Supongamos que la camioneta la secuestro, ¿Qué tal si los secuestradores sabían acerca del punto ciego de la cámara? Si ellos lo sabían, entonces se esperaron para que la joven pasara por ahí y así ellos la subirían a la camioneta, para no levantar sospechas se estacionaron en el callejón, uno de ellos bajo fingiendo vivir en aquel edificio y esperaron unas horas, así se irían sin sospecha alguna. Se tenían que ver los videos de las siguientes próximas calles para saber a dónde habría ido aquella camioneta, así que se revisaron, la camioneta no tenia placas, lo cual levanto sospechas; posteriormente la camioneta desaparece misteriosamente entre calles y carreteras de la ciudad.

 Buscando en la habitación de la joven alguna pista que podamos utilizar, el más mínimo detalle que se pueda encontrar… la madre estaba preocupada, nos veía desde el umbral de la puerta, sus ojos estaban ojerosos, sus lagrimas recorrían su rostro, lloraba en silencio, quería respuestas ¿y quien no las querría? Su hija había desaparecido. Finalmente encontramos lo que es una tarjeta de un club nocturno donde se hacen apuestas; sospechosamente encontramos el lugar y curiosamente se pudo hablar con la dueña del club nocturno, después entendí que es favor tras favor o así es como lo llama la investigadora. La dueña nos dio una lista de nombres que jugaban con la joven; estos sujetos fueron interrogados, pero todos hablaron bien de ella.

 

Sujeto 1:

“Esta chica es genial, una buena jugadora, limpia, sin trampas, apostábamos sin miedo alguno”

 

Sujeto 2:

“Ella es mi musa, una mujer encantadora y bella, siempre me gana, es un honor jugar con ella”

 

Sujeto 3:

“Ella es una adicta apostar, siempre apuesta todo y gana, yo creo que ella debe estar aquí, tal vez haga trampa”

 

 Después de hablar con otros tres sujetos, uno de ellos dijo algo curioso que llamo la atención de la investigadora.

 

Sujeto X:

“Me gustaba jugar con ella, jugaba para ahorrar y salir de la ciudad, hace dos semanas no la ví en el club, supuse que se había ido… pero ahora que estoy aquí hablando de ella, supongo que algo le paso o ¿no?”

 

¿Por qué la joven se iría de la ciudad si según su madre ella amaba estar en la ciudad? La declaración del sujeto X señalo convincente que la joven no era feliz en su hogar, pero eso no lo sabremos, ya que la madre dijo: “mi hogar siempre ha sido de un ambiente acogedor”

Por desgracia, después de investigar a fondo al sujeto X no encontramos alguna prueba de que el podía saber donde estaba la joven mujer. Creíamos que cerraríamos este caso, pensábamos que le daríamos malas noticias a la madre que duerme en el sofá a lado del teléfono y cerca de la puerta, aguardando por buenas noticias. Pero los milagros existen y la vida nos dio a una investigadora que no se detendría hasta encontrar a la joven; tenía un plan bajo la manga, un buen amigo se dedico a buscar aquella camioneta en más de diez videos… la investigadora vino a mi cuando supo donde estaba la camioneta; la camioneta es ubicada en una colonia solitaria, donde las cámaras de seguridad no existen, la investigadora camino, buscando aquella camioneta, después me llamo y a unas calles más adelante la encontramos, ahí estaba, estacionada, con polvo y unas llantas ponchadas, la camioneta estaba frente a una casa abandonada, la joven podría estar ahí dentro y en unas horas se sabría si estaba con vida. La investigadora no estuvo de acuerdo en llamar a la policía, pero sabia que debía hacerlo, yo no dudo en que pudo encontrar pistas, simplemente quería hacerlo limpio, sin manchar una posible escena del crimen. Cuando la policía llego al lugar, cerraron la calle, a la investigadora y a mi nos dejaron entrar a la casa abandonada, ella localizó algunas pistas, entre ellas una sudadera que era de color azul, pero en ella había mucha sangre… se reviso toda la casa y no se encontró algo mas, no habían mas cámaras cercas, no se podría saber a donde se llevaron a la joven. Teníamos la sangre de aquella sudadera, iba ser analizada, pero malas noticias hubo; la investigadora declaro muy segura que la sudadera le pertenece a la joven, después esto fue confirmado por la madre asustada y aún más preocupada.   Posteriormente, la investigadora privada quería regresar a la escena del crimen para buscar alguna pista, ya que su especialidad son los detalles o así es como yo lo veo. Sin embargo, a pesar de no haber sido contratada por el jefe de la policía, fue expulsada injustamente del caso.

Los argumentos fueron: “Se debe descubrir a detalle lo que sucedió con la joven, hay pistas que seguir e investigaremos” 

La investigadora se detuvo, no quería más problemas con la policía y a pesar de que un policía trabajo con ella en este caso, ella estaba furiosa, siempre se queja de los policías y su inútil trabajo. Sé que la investigadora hablo con la madre, le comento que la policía trabajaría en su caso y que a ella la habían dejado fuera, la madre estaba enojada y desesperada, quería encontrar a su hija, quería tenerla en sus brazos… por desgracia la policía no encontró mucho, dijeron que tal vez la joven de 20 años murió, tristemente la sangre que hallaron pertenecía a la joven mujer.

El policía que ayudo a la investigadora con este caso, le informo los últimos detalles que la policía dio; ella no demostraba su tristeza, pero yo estoy seguro de que por dentro le dolía saber aquella desgarradora noticia.

La madre sigue rezando día y noche por el alma de su hija, sigue rezando para darse un poco de paz, aunque no le ayude mucho; la ausencia y el dolor serán su más grande compañía que tendrá por el resto de sus días.

Sé que no es un final feliz, porque no siempre los habrá. Pero estar a un lado de la inteligente y valiente investigadora me dio inspiración para nunca rendirme en proteger a las personas, nunca dejaré de lado un detalle porque la investigadora me dio inspiración para ser un mejor policía. Debemos agradecer a la vida que tenemos a personas que desean hacer el bien, la investigadora y el joven de los videos (un hacker).

 Por otra parte, mis oraciones van dirigidas para todas las mujeres que han sido secuestradas o asesinadas, pero sobre todo a las madres, padres, hermanas y familiares que se quedan a luchar con la perdida de un ser amado.

Escrito por… M.A.

 

 

 

 

 

 

 

 

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar